Actualmente Rosselkhoznadzor está revisando los establecimientos lácteos, en cuyos productos se han detectado antibióticos.

“Ahora ya está claro, que se trató de intentos de encubrir hechos de venta de leche con antibióticos”, – dijo Sergey Dankvert. “Y eso que no se registraron casos de devolución de materia prima no conforme. Se trata de la salud de nuestros ciudadanos”.

Empresas mundiales extranjeras, dijo Dankvert, fabricando el producto a base de una materia prima barata y no siempre inocua, no les permiten a compañías nacionales que actúan de buena fe a desarrollar su negocio. De manera que, las empresas gigantescas internacionales dan un toque político a cualquier problema que surja con sus productos. Es una intervención abierta en el trabajo de las autoridades públicas de nuestro país, dijo Dankvert, en Estados Unidos de América, por ejemplo, nadie le permitiría a una empresa rusa comportarse de dicha forma.

“Tenemos claramente definidas nuestras prioridades, en nuestro trabajo nos estamos basando en la ley, y si una empresa, sea rusa o extranjera, incumple la ley, ello significa que deberá responder por eso, – señaló Sergey Dankvert. – No obstante, se habla solamente de dos grandes empresas extranjeras. Sin embargo, el año pasado hemos revisado empresas nacionales y también hemos detectado una serie de disconformidades. Los productos que no eran inocuos no llegaron a las tiendas. Es impresionante que no se diga nada al respecto”.

 

Fuente: rg.ru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *